7.7.10

Blue

Usualmente las vacaciones son, como el término inglés, Blue...

...y todo lo que eso signifique.

Tanto tiempo libre y sin estar en un estado de constante presión me relajan demasiado los pensamientos como para divagar en detalles de mi vida, atar cabos sueltos de historias y lugares pasados y si atados, entonces desanudarlos y reconstruirlos como una nueva historia, más trágica, más romántica, depende lo que no sea. Total, para eso son los recuerdos. He iniciado una campaña para afrontar las blucaciones y porque además el cielo gray no ayuda en mucho, mas que para practicar mi francés repitiendo una y otra vez:

Il pleut des cordes sur le genie
de la place de la Bastille
nous marchons sous un ciel gris
Perce par des milliers d'aiguilles
Il pleut des cordes sur le genie
les nuages trop lourds s'abandonnent
de l'eau pour les gens de Paris
pour l'ange nu sur la colonne
Hoy fuí a correr. Algo sobrenatural pasa. Me he estado durmiendo relativamente temprano y me despierto a las 7 de la mañana. Mi hermano ha estado yendo a correr y hoy, que no tenía mucho por hacer (salvo un programa de radio que no llego :S) acepté ir con él. Me sacudí la flojera, que no sueño, me puse los tenis checos (no me comí letras, es una pedante presunción mía nada más, los tenis no tienen ninguna particularidad, ni la etiqueta pues) y corrí 5 kilómetros en tres escalas. Tomando en cuenta mis meses inerte no esta mal. Creo. Y hasta ahora no me han empezando a doler los pies ni piernas.

Après...

Huí a la Vasconcelos, la biblioteca. Pues mi casa es el peor lugar para concentrarme. Llegué con la esperanza de que ya estaría mi credencial... pero no ha llegado, dicen. Quería comenzar a leer y después poder salir con algún libro para utilizarlo como esponja de tiempo en los largos caminos del metro. El último fue "Novela Teatral" que es una "Novela teatral" de Mijail Bulgákov, pequeña, en ambos sentidos, frente al Woland de Mistri i Malgorzata.

En mi larga lista de los que quería leer figuraban Pier Paolo Pasolini, Bertolt Brecht, Bulgakov, Cortázar, Dreyer. Escogí de Alessandro Baricco, "Seda" una recomendación reciente y por el tamaño del libro, la única opción para leer en un par de horas.

¡Qué tranquilidad de la biblioteca y que vista, y hay lugares libres, no hay que pelearse por un sillón como en el Starbucks! Las 4, las 5, 5.30... En algún momento una moneda de 5 pesos anhelante por probar aquel sillón salió rodando de mi bolsa. La sentí, pero deje que disfrutara unos minutos la tranquilidad del lugar. En uno de los momentos clímaticos del libro, un hombre con una credencial que no logré entender de que era, se me acercó... me dijo que se llamaba "algún-nombre-que-olvide", hablaba un poco gangoso, y con un brillo en los ojos que se tambaleaba por la cuerda que divide la inocencia y la estupidez. Opto por la inocencia, mi significado de estupidez no podría estar en armonía con la inocencia. Me pregunto que si no tenía una moneda de 5 pesos. Me veía sonriendo, la traidora. Estaba a un lado de mi pierna, la tomé. ¿La quieres?-Pregunte. Fué un sí rotundo. Y fué sí.

Retomé la lectura. Por unos segundos mientras releía los últimos parrafos pensé que me había costado cinco pesos ese énfasis sobre ese parrafo, porque de pronto, ahí estaba esa respuesta a las cosas que estaban rondando mi cabeza.

C'est fini.

Acabé más azul, pero esta vez con resonancias positivas...
-Es un dolor extraño.
En voz baja.
-Morir de nostalgia por algo que no vivirás nunca.
No tengo algo que me de nostalgia por no haber vivido, pero la pura idea me aterra, al mismo tiempo que me seduce, por esa naturaleza dual pisciana y lo masoquista que nace naturalmente casi junto al sadista que me brota de vez en cuando. En pocas palabras, porque no tardan en cerrar la biblioteca, el libro me ha encantado y me ha sumergido como en un mar de seda blue que si no ahoga por lo menos apachurra mi corazón de pan bimbo...

No tengo un buen final para este post, pero me voy a comer felizmente azul...

4 comentarios:

|) /\ ® |{ ¥ dijo...

AHHH


-Es un dolor extraño.
En voz baja.
-Morir de nostalgia por algo que no vivirás nunca.

Esa frase, de quien es? Yo quiero leer lo demas.

AHHH

iker dijo...

sentirse azul, es un estado habitual cuando uno tiene naturaleza pisciana, como dices. Yo también lo soy y aveces no me soporto. Buen post.

Saludos.

Xicoatl dijo...

ahh, Seda!
fui yo quien te hizo esa recomendación?

Fernandzik dijo...

Si, justamente usted es el responsable. ;)