31.12.09

Au revoir 2009

¡Que cabrón, 2009! Crisis, Enfermedad, Desempleo, Robos, Asaltos...

y sin embargo,

eres el año que subí a la Torre Eiffel y me atasque de nieve y frío. No dudo que haya sido intencional llevarme a conocer el mundo en un viaje POCA MADRE por Europa y Nueva York en el primer bimestre del año para dejarme los otros cinco con una sensación de encierro... ¡Qué Infausto 2009!

Por lo menos hoy tengo la sensación de que este año si se termina. Un año atrás, en Diciembre 2008, por estas fechas estaba confirmado mi viaje a Polonia y lo único en mente era eso. Irme. Cabe aclarar que estaba en un estado meditativo debido a razones varias como el próximo fin de la universidad, mi rechazado proyecto de tesis y mi vida emocional que estaba echa un desmadre. Por eso el fin del 2008 pasó sin pena ni gloria y sin intereses ni propósitos. Los 22 primeros días de Enero fueron de caos. Trabajo, pendientes, arreglos. Una vez en el avión con mi corazón acongojado y temeroso (no por el viaje, sino por una idea terrorifica que venía acosando mi mente y que quizá a alguien le comente). Cuando volví a ver a mi mamá en el aeropuerto el 26 de Febrero todo se había transformado. La adicción de viajar me podía ya contar entre sus adictos.

Sí, 2009, me diste el viaje de mi vida y el día más FELIZ hasta ahora , en tu 14 de Febrero: La noche de Katowice y mi llegada a Viena. ¡Gracias benevolente 2009! Y todo lo que vino antes y después: La nieve, Sklep z Zabawkami, Budapest, Praga, Cracovia, París y Nueva York y mi cumpleaños 22... ¡No mames 2009, te luciste!

Lo que me trajiste después no es comparable, estabas cansado, y yo estuve así también, cansado y con la mira fija en Europa. Después te enfermaste, de Influenza, y me enfermaste de bronquitis. Y en lo que quedó del año siempre coqueteabas con doña enfermedad de alguna u otra forma. ¡Enfermo 2009!

Me graduaste, pero no me quisiste dar el título, ¡miedoso! Me estresaste en la grabación de mi corto y no me dejaste terminarlo ¡cabrón!, me diste a probar el trabajo en horario fijo y casi-de-oficina y luego me sacaste y me mandaste a la cárcel, ¡gracias sinceras! No me diste trabajo pero me hiciste entender que yo podía proponer y no depender. ¡Solo que no me dijiste como se gana dinero así! Me prometiste un programa de radio y no me lo diste, pero con 2010 ya hasta firme contrato. Me alejaste de algunos amigos (casi ex) pero me trajiste nuevos y de muchos lados, ¡para visitarlos!

No me diste ni maratón de cine, ni FICCO y vi casi 100 películas menos que en 2008. Y sin embargo, me regalaste cine gratis a montones y libros memorables. Me prometiste a Lars Von Trier y nada más me tentabas en descargarlo. Me prometiste NINE y nomás no llegó. Habrá que hacer una lista por lo que has de ser recordado:

Primero, los descubrimientos:

En cine, fue un año de ver varias muestras. En general lo que ví viejito en la cineteca fue memorable, y aunque las Diabólicas de Clouzot y en general lo que vi durante el MIX de cine me conquistó., este año será sin duda el año de Jacques Demy porque fue cuando descubrí LOS PARAGUAS DE CHERBURGO



y tiene doble premio por ser la única película que me hizó llorar este año.

En cuánto a la música, este año fué de descubrimiento de LA CASA AZUL. Gracias a Lalo y Radio-B pude cantar y cantar.


La canción descubrimiento sin duda: KOCHANA de Renata Przemyk quien se lleva el premio especial a concierto del año, porque aunque no entendí nada de lo que cantaba me conquistó su voz, su simplicidad y su concepto en aquel pequeño teatro en Bielsko Biala.



En cuanto a literatura, el descubrimiento fue EL TAMBOR DE HOJALATA de Günter Grass, por su brutal poesía que entra bella por los ojos para torcerse en la mente creando imágenes hermosamente pervertidas.


Ahora si 2009, aquí por lo que serás recordado, antes de que te vayas.

Aunque ya lo mencione, me diste el mejor día de mi vida. Me conservaste AMIGOS y me trajiste nuevos amigos y conocidos chidos: El trio M Polaco: Marek, Maryska y Mateusz. Los cinetecos: Lupita, Xóchitl, Iván y Paulina. Los amigos pro (de profesión): E-Lee, Francisco. The foreign friends: Michael, Ricardo (reloaded), Bertrand, y el ausente Richars Svik. Mr. Antropologo: Fer. Los franceses: Nayeli, Mariana y Mariana. El francés: Thierry. The teacher: Juan Pablo. A los Radio-b's que ya conocía pero conocí mejor. A Chispita, que después de tantos meses buscándonos "alguien" pues parece que ya nos encontramos "alguien".

Me trajiste las mejores fiestas de mi vida, en orden ascendente: Fiesta de graduación de Ale/Fiesta de fin de corto de M.I.E.L., La SUPERfiesta de Superheroes de SuperRadio-B y mi festejo de cumpleaños 22 imposible de superar con mi salida triunfal (que conste que salí gritando pero no arrastrando)

Mi disco 2009: Images of Sigrid de Poni Hoax, La canción 2009: Aunque viejita y super choteada pero que me acompaño por todo el año: "Porcelain" de Moby, pero la que me hizó muy feliz: "Alegría" del Cirque du Soleil y la que me puso más meláncolico "1973" de James Blunt. Una canción y disco de este año: Relator en "Break Up" de Scarlett Johanson y Pete Yorn. El concierto 2009, y a decir verdad, a escasez de ir a muchos que quería: DEPECHE MODE en el foro sol. Aunque es dificil decidir cuál de los dos.

El libro del año: "El maestro y Margarita" de Mijail Bulgakov. Cuando ví la obra me atrapó cuando leí el libro supe que era lo más chingón que había leído en los últimos años y seguramente en los venideros. Me emocionó, me hizó sufrir y tener miedo y luego me hizó reír y terminó dejándome un algo de nostalgía. Ir a Moscú es ahora una necesidad. Y hacer una película una tentación a la que no cederé porque los libros maravillosos nunca deberían ser llevados al cine.

La experiencia del año: La cárcel. De la que terminaré de contar una vez que 2010 entre en vigor.

La exposición del año: "Western Motel" de Edward Hopper en el museo de arte contemporáneo de Viena (aunque suene mamón me emocionó mucho encontrar algo de él hasta allá), en México: "Fotografía subjetiva" La contribución alemana, 1948-1963. Aunque chiquita ví cosas que me impresionaron y maravillaron sin tanta parafernalia lachapeliana.

La obra de teatro 2009: Obviamente, Sklep z zabawkami.


Y finalmente: El cine.

Los nominados para tener una segunda oportunidad son:
a. Joel y Ethan Cohen por su pretenciosa wanna be cool: "Un hombre serio"
b. Pedro Almodovar por su plana casi aburrida: "Los abrazos rotos"
c. Charlie Kauffman por su aburrida-inentendible-autocomplaciente: "Synecdoche New York"

Película mexicana 2009: "Parque Vía", de Enrique Rivero.
Mejor película sin ser el estandarte 2009: "Un conte de Noël" o "Confesiones en Familia" en su título en español, de Arnauld Desplechín
Mejor película de animación: "Vals con Bashir", porque es un delirio visual.
Mejor película infantil: "Los niños del suburbio", de Catti Edfelt e Ylva Gustavsson
Película (incomprendida) musical y documental del año: Áquel querido mes de Agosto, de Miguel Gomes. Maravillosa, aunque les cueste creerlo.
Película gay del año: "Johan" de Phillipe Vallois.

Y el que se merece una segunda oportunidad es:

Charlie Kauffman porque ha demostrado que mientras SOLO se concentre en escribir, surgen películas con guiones memorables.

Finalmente,

Película 2009:

REPRISE, VIVIR DE NUEVO de Joachim Trier, porque aún con sus defectos me dejó un sabor muy particular. Sin afán de exagerar, consideraría a la película como estandarte de jóvenes post universitarios Generación Y.



Pues, le quedan dos horas a 2009. Así que es hora de despedirme, y desearle a mis lectores asiduos y ocasionales que 2010 venga lleno de muchos momentos inolvidables. A mis AMIGOS con mayúsculas todo lo mejor, les agradezco y me siento muy contento que 2009 no nos separó y por el contrario hizó que afianzaramos más lazos, compartieramos experiencias, conversaciones, fiestas, música, radio, teatro y cine. No quiero apresurarme a decir lo que me prometió 2010 y con lo que me esta tentando, pero lo haré casi casi a modo de predicción que quizá este revisando en un año: Promete trabajo divertido, mucha diversión, locura y aventura, y con mucha suerte quizá un viaje. :D Sí, este año lo empiezo de buenas y motivado. Espero a todos les traiga mucho y de ese mucho que mucho sean cosas buenas, inolvidables, agradables y trascendentales.

Abrazos, besos exponenciales. También de parte de Jené, Berny y los demás.


El día más feliz de mi vida (hasta ahora), hacía un jodido frío, había pasado una noche larga casi casi caminando y en el frío. Esa noche fumé como nunca en mi vida. Conforme se acercaban las horas para amanecer el frío iba aumentando exponencialmente. A las 9 salia mi tren rumbo a Viena. La fallida búsqueda de un bar y lo curioso de la aventura Tropicana nos había entretenido hasta las 4 de la mañana. Marek me acompañaba. Luego pasamos las últimas horas en la estación de tren, comiendo, en un café, caminando, evadiendo el frío con movimiento. Llegó la hora de subir al tren, no puedo decir que fué lo que sentí en ese momento. Tenía unas ganas inmensas de saber que había más allá de Polonia, pero la noche había sido divertida, obviamente la mejor noche de mi vida. Aunque una parte de mi me invitaba a quedarme dentro de Polonia y pasar días chidos todo ese fin de semana, la otra me arrastraba hacia fuera sin saber que me esperaba. No sabía nada, si me iba a gustar, si iba a pasarla bien, si me iba a estar congelando en Viena por el frío y no iba a poder salir... y sin embargo, me atreví, compré mi boleto y subí al tren. Me despedí de Marek sin saber si lo iba a volver a ver, si íbamos a tener tiempo de volver a vernos cuando regresará a pasar por mis cosas a Polonia. Este año ha sido como ese momento, de decidir o más bien de echarse un volado. Un gran número de mis acciones han sido así, como subirse a un tren que me lleva a un lugar que quiero conocer y experimentar. Los últimos 6 meses sobre todo han sido de esperar, esperar a que algo avance y me he sentido estancado. Esta foto la tomé mientras esperaba a que el tren avanzará con todas las expectativas y dudas de lo que me esperaba, pude haberme bajado y quedado pero todo lo que me hubiera perdido y quizá no hubiera sido el mejor día de mi vida (hasta ahora). Creo que nunca he sonreído como sonreí ese día una vez que hube llegado a mi destino.


Los acontecimientos de los últimos días me hacen creer que el tren estancado de los últimos meses se ha puesto en marcha hacia el lugar que este año he decidido que es al que quiero ir. No sé si el destino sea igual de maravilloso como lo fué ese día, y sin embargo, prefiero arriesgarme a regresar al estado cómodo en el que estaban las cosas antes...

Y ahora comienza a avanzar, creo...

Ahora, sí...

¡Au revoir 2009!

26.12.09

10 días en la cárcel (1a Parte)

Busco una palabra que describa lo que sentí el día que llegué por primera vez a la cárcel. Ya sé.

Adrenalina.

Casi seis meses después aún recuerdo como subíamos las escaleras para ingresar al interior del penal de Barrientos. Me veo diciéndole a Toño:

"Ojalá hubiera forma de grabar nuestras caras en este preciso momento."

Acabábamos de pasar los puntos de control. El registro, la revisión de todo lo que traíamos, el sello fosforescente y la revisión del sello. Y ahora nos encontrábamos exactamente entre la calle que dividía la zona segura y el interior del penal. ¿Nuestras caras? Llenas de incertidumbre. Silenciosas. Temerosas. ¿Sería una locura? A esta altura, regresar no era una opción. La adrenalina corriendo por el cuerpo con cada latido convertía todos nuestros temores en una curiosidad desbordante, ardiente, que en vez de inmovilizarnos nos empujaba hacia delante, hacia el vacío, hacia una muerte que no podíamos adivinar.

Nos abrieron la puerta, entramos y todo quedó en suspenso. Los balones dejaron de botar y toda la atención se centro en nosotros. Decenas de ojos apuntando hacia nosotros. Siete escuincles enclenques, fresas y sobretodo temerosos. Cada paso que dábamos se hacia pesado pues además de nuestras cosas debíamos cargar con esas miradas que nos miraban atentamente. No era como en un escenario donde la gente te ve con admiración y respeto o por lo menos con ansiedad de que cometas un error. Aquí las miradas eran de medición, de identificación, lacerantes, penetrantes hasta el tuétano para medir quien eres. Cuando uno entra en el infierno sin duda debe haber ojos mirando de esa forma.

Evadiendo las miradas subimos los escalones del patio hacia el área de salones. Ahí todos pudimos respirar aliviados, excitados por nuestras primeras impresiones. Estábamos dentro. ¿Y ahora? No teníamos idea de lo que nos esperaba.

Cuando hago referencia a mis días en la cárcel, o a mis amigos en la cárcel y de la cárcel, me gusta ver la reacción de las personas. Mi forma de decirlo tan tranquila, tan orgullosa, les oprime el corazón. Lo sé, lo veo en sus ojos. Pocos se atreven a cuestionar como es eso, en general desvían el tema, pocos se atreven a preguntar porque tengo amigos en la cárcel o como fue que estuve en la cárcel. Y quien se atreve a preguntar, busca una respuesta que le haga creer que no soy tan peligroso, pues cara de peligroso no tengo.

-"Yo supuse que te habían agarrado grabando algo que no debías y te habían detenido", me dijo Mariana.

Ir a la cárcel fue una decisión sorpresiva. Había caído en la rutina, una rutina que se prolongaría hasta Noviembre, y apenas era mitad de Julio. Acababa de salir de una enfermedad, que atribuyo a una depresión derivada de factores varios como el fin de la universidad, mi anhelante necesidad de viajar que se veía frustrada por deberes escolares y crisis financiera y sobretodo por la revelación de elementos clave en la ya cansada, dañada y pervertida historia "México-Durango". Estaba en proceso de recuperación y no solo de los pulmones. Y como me dijeron en la cárcel. Si uno cae ahí es por algo.

Sin intentar generar más misterio, porque la pregunta imperante (para quien no conozca la respuesta) es: ¿Qué hacías en la cárcel? Fue mi servicio social. Unos compañeros tenían la propuesta de dar un taller de cine para reclusos con una fundación que se dedica a dar talleres a personas marginadas. Le hicieron la propuesta a la fundación, y esta aceptó emocionada. Un taller de cine para reos: CINESCAPE. A mi me invitaron una semana antes de empezar. Querían que los apoyará y diera la parte de edición. El proyecto consistía en 10 sesiones de 8 horas diarias para enseñar a los presos como se hace una película y hacer un cortometraje de animación con lo que se pudiera conseguir ahí dentro. Las reglas de la gente de seguridad del penal fueron simples:

I. No usar ropa beige, ni azul, ni negra, ni blanca.
II. No se podía grabar fuera del salón de clases.
III. Solo los reos aprobados por el personal de psicología podían tomar el taller.
IV. No se nos permitía el acceso a el área de dormitorios.
V. Nunca podía quedarse alguien por separado, debíamos movernos de el baño al salón de dos en dos.

A eso hay que agregar las reglas que la directora de la fundación nos impuso "por nuestra propia seguridad"

I. No dar información sobre quienes eramos (esto es apellidos), donde vivíamos o dónde estudiabamos, ni mucho menos números telefónicos.
II. No hay que creer todo lo que dicen ahí dentro.
III. No se puede grabar nada que no sea con fines de promoción del taller.
IV. En ningún momento nos podríamos separar.
V. Tijeras, cutters y todo el material debía ser contado antes de dejar el salón de clases.
VI. No podíamos hacer encargos especiales para nadie.

Rompimos algunas reglas.

El salón de clases era un cuarto largo separado por unos paneles plegadizos. Las paredes pintadas, viejas, sin vidrios en las ventanas superiores. Los paneles aunque se veían nuevos estaban rotos, no se plegaban bien y nos tomaba unos 5 minutos con la fuerza de los internos acomodarlos de forma que no se cayeran. Los pizarrones de gis, blancos de tantas veces que habían sido utilizados. Y las bancas destrozadas, por la edad y seguramente por un mal uso. No había luz, y la conexión eléctrica necesaria para conectar las computadoras tenía que ser obtenida de conectar una extensión a un cable pelado que volaba por el techo. El proyector no se veía, por lo que era necesario tapar con unas telas y cartulinas las ventanas.

Las clases comenzaron después de más de una hora de presentación. La primer semana era sobre cosas generales sobre el cine: Clase de historia del cine, de guión, de fotografía, de sonido y de edición. Una parte teórica y una práctica/experimental. No quiero hablar mucho sobre las clases, tardaría aquí centímetros de letras. Si no experiencias particulares, cosas que me impresionaron, que se me metieron a la cabeza y continúan taladrandome la mente en las noches sin sueño. La primer semana fue pisar el terreno. Conocer tanto como se pudiera. Teníamos una oportunidad única. Un acceso exclusivo.

Sí, todo es peor de lo que uno se puede imaginar. Ni siquiera yo lo imagino, de todo lo que contaban apenas vimos nada. No vimos como dormían mientras unos en cuartos solos, otros casi 40 en un cuarto de 3 x 2 metros. Tampoco vimos como es que se tenían que amarrar para dormir, y como es que tenían que dormir parados. No vimos como funcionaba el tráfico de drogas, ni la explotación de los nuevos. No vimos los abusos sexuales a los recluidos por violación. Y tampoco vimos como era el dormitorio de las mujeres por lo que no pudimos ver como mujeres vendían a sus hijos ni como los tenían dentro de la celda. Tampoco vimos los abusos de poder ni nos toco presenciar un motín y mucho menos una pelea a muerte. No vimos las armas ni los celulares escondidos. Quizá todo sea un mito. Pero vimos las cicatrices, los tatuajes, oímos sus historias, y vimos sus ojos cuando nos decían que nos podían llevar de dos en dos a los dormitorios, pero que no se atrevían a llevarnos a todos juntos porque no nos iban a poder defender. Alguien dijo: NO, hay riesgo de que los puedan secuestrar. Y fue No.

Nuestro tour más revelador, por así decirlo fue cuando accedieron llevarnos al área de gimnasio. Cruzaba un dormitorio por el exterior, por lo que pudimos apenas ver un poco sobre como eran las celdas, pequeñas y llenas de gente. Llegamos al gimnasio. Barras, pesas, y esas cosas. Sí, era un edén de hombres musculosos. Lastima que el tipo chacal no me va, como le dije a Lalo. Gimnastas, levantadores de pesas, boxeadores, todo el mundo nos dio una probada de lo que podía hacer. El deporte es lo único que te puede ayudar ahí adentro, ya sea para distraerte y mantenerte coherente o para conseguir trabajo como cobrador, golpeador, etc. Recuerdo que pensé que era un criadero de máquinas para matar, muy pocas veces he visto en el exterior alguien con cuerpos en ese desarrollo. Tres horas al día de gimnasio se notaban en los músculos y en lo bronceado de los cuerpos. Ahí adentro también se juega fútbol, obviamente. No nos dejaron subir a las canchas de fútbol, pero pudimos ver la de frontón y nos tuvimos que limitar a jugar con algunos internos fútbol y volleyball en el pequeño patio frente a los salones de clases. Quien me conoce, sabe y se me nota que no soy una persona deportiva y que por el contrario, soy bastante renuente a practicar algún deporte y sin embargo me atreví. Jugué y en algún partido ganamos. Quizá después de todo no sea tan malo. Fuera de ahí no lo he vuelto a intentar.

La hora de la comida era un momento interesante. Entrabamos al interior del penal, pasábamos frente algunos dormitorios hasta llegar a lo que llaman rancho que es donde se prepara la comida. Era nuestro único momento en el que podíamos ver un poco más de como funcionaba internamente. La cocina era administrada por cocineros delegados que ganaban dinero por cocinar y tener acceso a la comida. Era un puesto bastante conveniente. Por supuesto había comida especial para nosotros, y a decir verdad bastante buena, de esa comida llenadora que te deja noqueado de comer tanto. Para los internos la comida era llevada por comisiones especiales en grandes tambos hacia los dormitorios. Era un proceso tardado, por lo que debíamos parar de 2 a 3 horas el taller para que los internos fueran a pasar lista y comer. Cabe mencionar, aunque quizá ya lo imaginen, que la comida para los internos era repulsiva. Ver los tambos de dudosa limpieza llena de comida que tenía un aspecto miserable, un olor nada agradable y como oímos decir un sabor detestable me provoca todavía un nudo en la garganta que amarga cualquier paso de saliva con la esperanza de desanudarlo.

El olor. La directora de la fundación nos dijo: "Solo una cárcel huele así. A basura y adrenalina" Y si, he intentado encontrar de nuevo ese olor y es imposible. Ese olor particular, nauseabundo, filosito, penetrante y diluido con el olor a basura. Como un olor a sudor añejado. Y ahora que lo intento imaginar no es así. No es sudor viejo, si el miedo tiene olor sería eso. El olor a peligro estancado.

Para el viernes de la primer semana nuestros miedos se habían disipado. Estábamos relajados, quizá ahora más preocupados por saber como iba a ser lo de la grabación de los cortos. Aquí, aunque un poco tarde quizá sea coherente mencionar la estructura interna del penal, los que pueden pagar tienen un dormitorio separado, los que son castigados los mandan a un dormitorio especial al que todos le tienen miedo, los abusos son al por mayor. Ahí esta gente que no quiere trabajar, que se la pasa todo el tiempo drogados, historias hay decenas. Miles. Cosas que hacen poner la piel chinita al tiempo que enseñas los dientes y cierras un poco los ojos. El maltrato psicológico es diario. El temor a ser golpeado. La necesidad por dinero, el embaucarse por necesidad con prestadores de dinero que cobran intereses a cambio de trabajo y o golpes. Para sobrevivir se necesita dinero y para conseguirlo hay que idear formas. Vender droga, ser prestamista, bolear zapatos, vender dulces, comida, en fin se puede hacer de todo... hasta vender bombones.

"Te vendo un bombón", dice el recluso A al recluso B. El recluso A sabe que el recluso B tiene dinero para pagarlo. El recluso B pregunta en cuánto. "5 pesos" dice A. B acepta. A se coloca abre un poco los pies para tener equilibrio, gira un poco la cabeza de perfil e infla el cachete y se lo ofrece a B quien con fuerza cierra la mano y con el puño suelta un golpe furioso sobre el cachete inflado de A. Si es suficientemente fuerte A caerá noqueado. B le deja su moneda de 5 pesos en la mano.

Se necesita dinero si quiere comer algo decente, tomar agua, refrescos, para droga, la piedra es bastante popular. También para poder pagar las extorsiones a las que se ven sometidos constantemente. Ver tele tiene un costo, oír radio, escuchar música también. Porque laven la ropa, por poder dormir, hasta para no tener que pasar lista hay un precio. Para poder tener algún desfogue en el dormitorio de las mujeres se puede pagar o ellas pueden pagar para que alguien les haga el favor. Se venden tatuajes, cuadros, pulseras, perforaciones, juguetes de madera, canciones.

El martes de la segunda semana llegó el primer golpe. Si, llevábamos una semana de puros golpecitos, no parecía real era entrar en un juego, en una mecánica, eramos escuchas sin juzgar. Todavía había una línea que separaba su mundo del nuestro. Había una distancia. En mi caso, eso estaba a punto de cambiar de forma diferente en los siguientes días. Los días anteriores hablar de delitos no era algo extraordinario, era tan común que nos viéramos envueltos en una historia de drogas, violaciones, secuestros, robos y fraudes que aunque nos sorprendían no nos alteraban, veníamos preparados para eso.

CONTINUARÁ

30.11.09

La muestra, el mejor refugio para Noviembre.

Este año he hecho un análisis exhaustivo de que es lo que tiene Noviembre que lo hace tan particular. Y he llegado a la conclusión que tiene el mismo efecto que Budapest: es traicionero. Te envuelve en sus brazos de bondad y cuando menos lo esperas te da una patada. Cuando comienzas a detestarlo, te regala una noche estrellada con luna menguante increíble. En mi caso, me mantiene sin trabajo, pero me regala cine... Así ¿cómo odiarlo?, se convierte en una relación amor-odio, de esas por las las que desarrollo una filia enfermiza, como ya sabrán algunas personas.

A lo que iba, que si no se me da por desviarme hacia temas ególatras y masturbaciones mentales, con el fin de mes se va la muestra de la cineteca. Y este año, gracias a un MARAVILLOSO Pase de Cortesía, pude ver toditas. Las 22 películas. Gracias a mi servicio social incompleto (Gracias a CONACULTA) en la cineteca y a la gente chida que conocí en mi escaso mes y medio. En este caso específico, Pau.

Entonces, es un buen momento para explicar como es que califico las pelis en mi escala de 1 a 5 asteriscos (*)
  1. * Películas pésimas en todos los aspectos, nada rescatable, aburridas, bobas, sin discurso, fáciles.
  2. ** Películas con algunos detalles bien hechos que sin embargo no terminan de cuajar, de entenderse y hay una buena cantidad de intenciones fallidas o mal plasmadas.
  3. *** Películas que cumplen, son entretenidas en la mayoría de los casos, sin embargo no poseen ningún detalle extraordinario. Buenas para verse con palomitas o en un domingo de flojera.
  4. **** Películas con algunos elementos interesantes, bien planteados, sorprendentes incluso. En algunos casos arriesgados funcionen bien o a medias. Discurso interesante. Emocionan por algunos momentos.
  5. ***** Películas que en el conjunto de sus elementos son maravillosas y sorprendentes. Películas arriesgadas que llevan más allá de las expectativas. Que sorprenden, emocionan, tienen giros interesantes. Y sobre todo existe una relación dependiente entre el guión o el discurso y la realización (fotografía, diseño sonoro, diseño de producción, edición, actuaciones)
(Esta de más, pero aún así mencionaré que estos criterios son puramente subjetivos y dependen indudablemente de mi humor del día, del humor del mes, de mi nivel de cansancio, mi relación y admiración hacia el director entre muchos otros factores)

Bajo estos criterios, aquí están mis mini-críticas y calificaciones de las pelis de esta muestra, la número 51.

  • LOS ABRAZOS ROTOS, Plana, actuaciones buenas sin llegar a maravillosas, la película dentro de la película me pareció más interesante, el diseño de producción (arte) muy bien. ***
  • NUEVA YORK, TE AMO, Algunos cortos buenos pero la gran mayoría de regulares a malos, gran decepción de Natalie Portman como directora, presentación mezclada de los cortos mejor que en la de París. ***
  • PARQUE VÍA, Rara, Interesante, Buena actuación del protagonista, las demás van de regulares a malas, Fotografía interesante, Guión coherente. Final sorprendente. ****
  • BRIGADAS ROJAS/LA BANDA BAADER MEINHOF, Mucha producción, momentos interesantes que se alargan y cansan, Fotografía buena y con algunas interesantes intenciones. Al final el mensaje se queda, pero peca de ser demasiado obvia y fácil. ***
  • LOS LÍMITES DEL CONTROL, Fotografía POCA MADRE y personajes curiosos. Nada más. ****
  • EL SILENCIO DE LORNA, Actuaciones muy buenas, guión interesante, desarrollo interesante de personajes. Discreta en sus elementos, estética y realización pero todo esta conectado. Sorprendente e inesperada. Me emociono. *****
  • LA CAJA DE PANDORA, La actuación de la anciana muy buena, las demás se quedan cortas. Guión y actuaciones forzadas por momentos. Con momentos interesantes o curiosos sobre todo en los exteriores de Estambul. ***
  • STRELLA, MÁS QUE UNA MUJER, Planteamiento interesante, relación estrecha con las tragedias griegas que me gusta sin caer en lo obvio. Actuaciones más o menos buenas. Al final hay cosas que no se me hacen creíbles. ***
  • BUSCANDO A ERIC, Lo mío no es el fútbol, ni en esta peli. Predecible. Aunque el desarrollo es interesante, es más de lo mismo de siempre. Cursi. ***
  • BIENVENIDO A WOODSTOCK, Estructura poco original. El viaje de ácido es muy divertido. La producción buena. Las actuaciones buenas. Se agradece que no se haga de la homosexualidad el tema principal. ****
  • HADEWIJCH/ENTRE LA FE Y LA PASIÓN. Lenta, pero muy bonita, me recordó a Dreyer y hay secuencias que se me quedaron injertas en la mente. La última secuencia me encanta. ****
  • EL DIVO, Edición muy ágil e interesante. Los momentos musicales divertidos y atrapan. La actuación del protagonista muy buena. Fotografía buena. ****
  • UN HOMBRE SERIO, Autocomplaciente, Fotografía buena, Personajes que me molestan. Humor que detesto. El discurso, entendible, pero fácil, demasiado. **
  • JOHN RABE, Entendible, Cursi, Fácil, Gran producción, La misma historia del héroe de guerra de siempre. ***
  • NORTEADO, Humor fino, Guión coherente (casi siempre), me hizo reír. Actuaciones de regulares a buenas. Visión particular sobre la frontera mexicana. Final divertido. Una gran sorpresa. ****
  • A LA ORILLA DEL RÍO, Predecible, fácil, cursi, con sus momentos interesantes. Actuaciones buenas, al final se autosabotea. **
  • GIGANTE, Predecible, boba, absurda, con uno que otro momento que resulta interesante.**
  • AQUEL QUERIDO MES DE AGOSTO, Maravillosa, estructura muy particular, mezcla entre documental, ficción y making of. Canciones que me emocionan. Pesada, por momentos mucho. Fotografía y Sonido muy bien, resultan hasta divertidos. *****
  • 35 TRAGOS DE RON, Actuaciones muy buenas, estructura interesante, difícil. Más de sensaciones y momentos. Emocionante sin estar completamente seguro de porque. ****
  • DESGRACIA, Fuerte, me produce ansiedad, aunque al final se alarga y no embona todo muy bien, algunos detalles forzados sobre todo en el guión. John Malkovich bien***
  • GÉNOVA, Entretenida, interesante, buena música, muy buen diseño sonoro. Cámara y edición ágiles. Momentos de mucha tensión. Cursi, un poco. ****
  • VIOLINES EN EL CIELO. Va de Mucho a muy poco. Cursi. Lenta. Predecible. Ninguna intención fotográfica ni sonora interesante. La última media hora muy aburrida. **
Gracias a: Betuqui, Mr. Gurrus, Tania, E Lee, Thierry por haberme acompañado a una que otra. Se agradecen comentarios.

27.11.09

Otra a la lista

A la lista de mis odios personales puedo agregar lo siguiente:

-Odio que me hablen en el facebook o en msn y me digan: ¿Qué me cuentas?, como si fuera mi responsabilidad sacarlos de su aburrimiento.

Gracias.

18.11.09

Ser soltero

Gof me pasó esto, así que copió y pegó... estoy muerto, así que sin muchos comentarios aquí esta:


De acuerdo con el INEGI, de los jóvenes con edades entre 20 y 29 años: 41% son solteros, 40% están casados y el 15% viven en unión libre. La balanza se inclina hacia la soltería. Siempre hay cosas que dicen o ejemplifican que se está más soltero que nunca, donde las parejas sentimentales brillan por su ausencia.

El psicólogo y sexólogo Miguel Alejandro Espinosa, comenta que la soltería es un estado que pesa de acuerdo a la perspectiva que se tenga de ella y del sentido de la vida: "Si en su jerarquía de intereses es importante tener una pareja, mientras más tiempo pasen solteros el peso irá aumentando, por el contrario, si no es una prioridad, la soltería será un estado muy disfrutable."

De acuerdo con Espinosa, la institución del matrimonio está siendo cada día más cuestionada, y la sociedad encuentra nuevas dinámicas para estar en pareja o incluso sin ella. "Más que la soltería, las personas acuerdan relaciones abiertas, donde cada uno puede vivir por su lado o salir con otras personas en términos de amistad, amor, ligue."

Por otro lado, el ritmo acelerado de la sociedad actual, donde "el que más tiene es el que más vale, exige un desarrollo profesional que sobrepasa el interés en una pareja estable y familia, lo que repercute en el aumento de la soltería", finaliza.

Lectores de de10.com.mx aportaron algunas cosas que les dicen que se está más soltero que nunca, asimismo el sitio terra.com comparte algunas que forman parte del síndrome de la soltería, que no es otra cosa que aterrarse ante cosas como partos, dejar el trabajo, o que alguien más quiera controlar tu vida.

1. Comienzas a ver a tus amigos (as) con otros ojos, porque sólo sales con ellos (as).

2. Los viernes en tu msn o red social favorita, sólo estás tú... y otros solteros.

3. Vas de compras o al cine con tu mamá, pues todos tus amigos tienen novio (a) o ya se casaron.

4. No todo es malo, vives con más ánimo y cierta ingenuidad, piensas más en ti que en otras personas, tu vida social es más amplia, aunque puede llegar el momento que de tanto tiempo, no haya con quien salir.

5. Terminas todo tu agenda, llamas a amigos y conocidos que no ves hace muchos años con el fin de salir con ellos.

6. Te muestras uraño (a), y quieres sentirte indiferente ante la felicidad de los demás, siempre que ésta sea por amor.

7. Te sabes la cartelera de todos los cines, pues los visitas más de dos veces a la semana, y rechazas un poco las comedias románticas por cursis.

8. A veces sueles hablar de tus ex, no sin dejar claro lo bien que te sientes con la libertad que estás viviendo.

9. La sola idea del matrimonio te da comezón, pensar en partos y que eso implique dejar tu trabajo es simplemente impensable.

10. Amas a tu mascota, y más en días de lluvia, no pide mucho y siempre está esperándote.

¿Agregarías otros síntomas de soledad? ¿Prefieres el dicho "más vale solo que mal acompañado"? ¿Eres de los que no puede vivir sin pareja?

Beneficios de ser soltero

Las personas de 30 y 40 años que son solteros ya no son mal vistos como antes, de hecho, al contrario, ellos tienen mayores ingresos económicos y disfrutan más de viajes, espectáculos (aunque sin pareja), son el sinónimo de la no privación, hacen planes y no piden permiso.

Estar soltero provoca crecimiento, madurez e independencia, y no significa que se estará siempre así, pues el tener una pareja, salvo que no se quiera, es algo que se puede tener en otro momento.

El ámbito profesional ocupa todas tus energías y te permite un mayor margen de éxito. Tus planes no dependen de nadie; aprendes más de ti mismo y de la vida, y si existen, puedes pasar más tiempo con amigos que pueden ser o no solteros. Puedes tener una vida más sana.

En el aspecto sexual ya no es indispensable tener una pareja para satisfacer esas necesidades, ya de10.com.mx comentó acerca de las reglas de oro para tener un sex friend, con lo que una pareja sexual recurrente es viable.

7.11.09

&$%"$!@#$#!@ -Disculpe, no hablo reggaeton.

Me acaban de asaltar...

si es que eso fue un asalto... Iba llegando y entrando hacia mi calle, Mr. Gurrus se ofreció a darme un aventón y me dejó en la esquina de mi calle. Iba a entrar apenas, porque esta cerrada y mientras veía como Mr. Gurrus daba vuelta en la esquina, un espécimen con gorra, pantalones grandes y tenis desabrochados (claro todo eso lo pude ver mientras se alejaba) se acercó corriendo hacia mi.

Me agarró de sorpresa con el celular en la mano, viendo alejarse a Mr. Gurrus. Cuando lo vi ya estaba a tres pasos detrás de mí. Cuando vio que lo vi. Dijo algo como...

mmm...
mmm...
mmm...
algo, pues.

Algo inentendible para mí porque obviamente no hablo reggaeton. Supuse que era un asalto, porque me quitó el celular y no el libro que traía en la otra mano. Es de esos momentos en que uno piensa en todo lo de valor que porta en ese momento, en mi caso: El libro, mi pase de la cineteca en el libro, y 200 pesos en la cartera... Cuando me quitó el celular, casi casi se lo dí pensando en que sería una broma muy divertida... Cuando viera que se apaga y se prende, que se cortan las llamadas, que si intentas guardar un número o mandar un mensaje se atora y hay que sacarle la pila para reiniciarlo... Me hubiera encantado ver su cara de desilusión y enojo haciendo sonidos guturales inentendibles en las que cada que termina una frase lo podríamos deducir por el alargamiento de las últimas palabraaas....

No fueron más de 10 segundos lo que duró la experiencia. Al final solo vi como se iba con mi celular en su garra y corriendo, si eso era correr porque su sobrepeso, pantalones largos y zapatos desabrochados hacían que su andar diera más risa que miedo. Subió a un carro blanco que yo no había notado hasta ese momento y se fue... Supongo que la experiencia de encontrarme frente a frente con un espécimen así me dio miedo en el momento porque no se me ocurrió anotar las placas del carro y eso que tardó en arrancar y la calle en la que estaba no era una muy buena para poder salir huyendo.

Cuando entre en mi calle lo único que lamenté fue haber perdido todos mis mensajes de ¡Feliz cumpleaños!, ¡Feliz viaje! y algunos números telefónicos que espero recuperar. (Favor de enviar su número telefónico a mi correo). Una vez en mi casa, decidí poner esta experiencia dentro de mis graciosos asaltos que instantáneamente se convierten en una experiencia humorística que atemorizante... y espero no cambien, si es que pedir que no vuelva a suceder es mucho...

Como sea, esta experiencia me recuerda que tengo pendiente un post de cuando estuve en la cárcel... pero que prefiero dejar para otro momento, en que el humor sea menos risible y que no hice en su momento porque quedé completamente bloqueado. Hoy solo quería compartir mi experiencia extraña, muy coherente con el Noviembre del que escribía ayer.

Y no es que crea que todos los reggaetoneros son del mismo clan que los rateros, seguramente habrá reggaetoneros decentes (tengo fe)... pero ah, que cerquita están. :S


¡Chamarra y Bufanda listas! El despegue se aproxima...

¡Hace frío!

Ayer mientras salíamos de la cineteca sufrí para llegar al metro. El frío penetraba mis dos suéteres y dos playeras. Betuqui por su parte batallaba con su petit-influenza. Fuimos a ver Los abrazos rotos y Nueva York Te amo. Nada maravilloso, pero por lo menos entretenido.

Llegué a mi casa con mucho frío pero viendo una luna otoñal cautivante con un cielo completamente despejado. Me emocioné. Me emocioné, aunque esperaba que estuviera nublado para esperar volver a ver un juego de luces en el cielo (según esto por los ensayos de iluminación del centro histórico) que un día antes me sorprendieron mientras manejaba y alteraron mis sentidos, pues parecía, sin temor a parecer demasiado exagerado: Una invasión extraterrestre muy al estilo INDEPENDENCE DAY (la película de los 90's). Las nubes se iluminaron de un color azul celeste y a los pocos segundos cambió a Amarillo amanecer, era un espectáculo espectacular. La ciudad dormida y yo, viendo ese espectáculo apocalíptico sin poder detener el auto. Fue un delirio (no literalmente).

No sé que tiene Noviembre, quizá más bien soy yo, que todo parece anormal. Si pudiera reescribir El maestro y Margarita, Woland no visitaría la tierra antes del equinoccio de primavera sino antes de la transición del gobierno de Venus al de Plutón, entiendase el cambio de Libra a Escorpión.

La mitología dice que Plutón, antes Hades, hermano de Zeus era el gobernante del inframundo. Así que no me extraña que este mes con Plutón como rector sucedan cosas fuera de lo común, mágicas y hasta atemorizantes. Noviembre siempre tiene noches que parecen acechantes y serenas, como de un misterio latente que invitan a entregarte a la oscuridad con el temor de ser traicionado por esta. Seguramente Girondo escribió su NOCTURNO en una noche de Noviembre.

Y a veces las cruces de los postes telefónicos sobre las azoteas,
tienen algo de siniestro
y uno quisiera rozarse a las paredes,
como un gato o como un ladrón.
A lo que iba: La noche de anoche la luna se veía sublime, no era luna llena, pero alumbraba y se sentía tan cerca que fué de esas veces que uno sueña con poder alcanzarla con solo subir a un edificio alto. Me recordó a mi corto próximo a estrenarse y a otra cosa:

Tengo el gusto de informarles que ya tenemos fecha de estreno del programa de radio sobre cine, para Invierno, en el mismo día del cumpleaños del aparato de los Lumiere: 28 de Diciembre por Radio-B. (Y juró que no es una inocentada)

El título, en referencia a Mélies: "EL COHETE HACIA EL OJO DE LA LUNA"

Y bueno, tengo fe en que funcione. De ahí que usó como pretexto la luna de ayer para recordar como fue que el hombre llegó a la luna, varias décadas antes que Neil Armstrong, porque como ya lo dijo Godard en esa frase explotada hasta el cansancio: "El cine es 24 veces la verdad en un segundo"

¡Hace frío!

Por lo que hoy saqué de la bolsa de la tintorería la misma chamarra que se había roto en mi viaje a Polonia y que ahora esta reconstruida. Fue una tontería, una acción insignificante, pero ya ven como soy de vivir de cosas pasadas y me llevó a un viaje a un año atrás, cuando no había chamarra, ni viaje, ni intenciones de viajar y había escuela, y mucho trabajo y yo tenía otros planes y cuando Noviembre era un mes pésimo...


En este mundo tan cambiante, me da gusto que por lo menos ahí siguen cosas que no cambian y todavía son capaces de emocionarme...

...como la luna.



14.10.09

No es que me equivoque, estoy proponiendo.

los, amantes, de, la, gramatica, seguramente, han, notado, que, el, uso, que, hago, de, las, comas, los, acentos, y, puntos, no, son, precisamente, correctos, sin, embargo, no, quiero, que, consideren, esto, como, un, error, gramatical, sino, como, un, discurso, artistico, que, busque, una, actitud, activa, en, el, lector, el, uso, de, letras, k, en, lugar, de, c, y, q, no, es, discurso, es, flojera,

13.10.09

Y subo las escaleras arriba...

Uniendome a la celebración del día de las escaleras, motivado por Stultifer y su blog "Nosinmicámara.blogspot.com", aquí mi pequeña y mexicana aportación.


Y con este pretexto, aquí Don Oliverio Girondo, papá de El Uno Nones, recitando un poema con escaleras:

11.10.09

Paraguas para las lluvias...

Se acabaron las lluvias (casi), aunque me argumenten que sigue haciendo mucho calor y que para nada parece que ya estamos en Otoño, yo ya veo todo naranja, como con un lente especial, que me emociona y me cautiva... al final, quizá es la sola idea de saber científicamente que estamos en otra época que me emociona por lo que veo todo color naranja-amable y melancólico.

A lo que iba: Se acabo la lluvia pero esta semana no ha sido particularmente buena para varias personas que quiero mucho por la misma razón en diferentes circunstancias, digamos que están lloviendo lágrimas, como en la canción de Bosé.

Inevitablemente tuve una regresión a cuando estaba en una circunstancia similar. Inmediatamente se me vino a la cabeza Les Parapluies de Cherbourg del MARAVILLOSO y a mi consideración, mejor cineasta francés (junto a Mélies) Jacques Demy. (Por cierto, si alguien oye en Radio-B que saludan a "Demi-demi" se refieren al halagado de mi) Los paraguas de Cherburgo que es la traducción, es la primer película completamente cantada de la historia del cine, ganó en Cannes en los 60´s, volvió famosa a Catherine Deneuve y encima cada que la veo acabó hipersensible, a punto del llanto (por eso de mis proyecciones).

Lo maravilloso de la película radica en que Papá-Demy logra construir una historia de amor que se me introduce por la vista, por los oídos, me llega al corazón y cuando menos me lo espero comienza a pellizcarme poco a poco, despacito, sin sentirlo llevándome a una taquicardia hacia el final de la película. El final, maravilloso, deja las emociones desbordadas para todos los que alguna vez hemos amado...

Aquí un fragmento, inspirado/recordado (no-dedicado) por mis amigos que esta semana no la pasaron tan bien. Dedicado a todos a los que alguna vez han dejado a alguien muy querido en una central de autobuses, una estación de tren o un aeropuerto con la inseguridad de no saber cuando lo volverán a ver.

22.9.09

Otoño... ¡por fin!

Mientras me comía una hamburguesa en McDonalds, porque desde que regrese de Chicago tengo la costumbre de ir a McDonalds cuando no hay nada mejor que comer, supongo que por cierta nostalgia a mis días de amarillo limón. El punto era que mientras estaba sentado la luz del sol entro por unos 30 segundos de tal manera que de inmediato pensé: ¡Ya es Otoño!

Luego me conecte a internet para verificarlo y así era. Ya entramos en Otoño. ¿Seré yo o de verdad el cielo luce diferente? La gente se mueve con nostalgia, como lenta, pensativa, ausente. Y el aire se respira con olor a Cempazuchitl. Y el año agoniza con cada atardecer. La luz azul de la prenoche que anuncia un invierno cercano que le pondrá punto final a las alegrías que la primavera y el verano trajeron este año. Huele a camotes, a calaveritas de chocolate, a azúcar.

Y el corazón se me incendia de emoción.

¡Otoño! ¡Otoño! ¡Otoño! que me suena a Miguel Bosé cantando Hojas secas. Y a Nosoträsh fumando después del café:
Mirarme en tus ojos, oírte charlar,
dejar que me peines en vez de pensar.
Dejarme abrazar por cualquiera,
que sepa mentirme, que bese con fuerza...


Otoño que invita a:
Llorarlo todo, pero llorarlo bien.
Llorarlo con la nariz, con las rodillas.
Llorarlo por el ombligo, por la boca.
Llorar de amor, de hastío, de alegría.
Llorar de frac, de flato, de flacura.
Llorar improvisando, de memoria.
¡Llorar todo el insomnio y todo el día!
Otoño que me recuerda a Lalo y a Radio-B.

En fin, creo que quedo claro que estoy extasiado. El Otoño me emociona de sobremanera. Me recuerda disfrutar todo lo que le queda al año. Llorar lo necesario. Caminar en el crepúsculo, sentarme y ver girar al mundo que se acerca inevitablemente al abismo de fin de año. A la oscuridad del frío invierno en el que me hundo en mis cobijas soñando con la nieve que a mi ciudad le falta. Otoño me emociona, me pone de buenas, quizá sea mi época más feliz de cada año. Salvo por Noviembre en el que esta comprobado empíricamente que siempre es el peor mes del año para mí. A estas alturas, lo peor que me podría pasar en este Noviembre es que no sea tan malo como los de los últimos siete años y eso destruya toda mi teoría respecto a Noviembre lo que me lleve a una depresión de incomprensión de los patrones sobre los que se rige mi existencia. Otoño me sirve para pensar, más que en cualquier otra etapa, para ordenarme, para reinventarme y reenamorarme de la vida que pareciese se termina.

(Post dedicado a Lalo que lo conocí un día como hoy, en el equinoccio de Otoño del 2005, cuando apenas era un niño con intenciones de aprender cine y que no conocía la magia otoñal de Nosoträsh)



21.9.09

Un nuevo delirio

Sheldon Cooper.

Sí, el personaje de The Big Bang Theory. Físico teórico con cociente intelectual de 185 y con síndrome de Asperger (aparentemente)... ¿qué más puedo pedir?

Nuestro único problema sería la frecuente lucha de egos... y que en un capítulo hizo una horrorosa confesión: Cree que el cine no se disfruta sin palomitas...:( lo único que le salvo de ser desterrado de mi corazón fue que en una escena en el cine no comía palomitas :)

(Si alguien conoce a alguien así física y sobretodo mentalmente, favor de dejar los datos de contacto)

Con una pizca de vida sexual sería la neta.

11.9.09

1. No hable nunca con desconocidos

El metro llegaba a la estación de destino, cerré mi libro de pasta roja, me levante hacia la puerta para salir corriendo en cuanto se abriera, llevaba algo de prisa porque tenía media hora de retraso para una reunión en la escuela. Una vez en el anden emprendí mi corto camino hacia las escaleras de salida cuando un hombre me detuvo... No.

No me detuvo. Me hablo y yo volví sobre mis pasos. Extrañado de que me hubiera hablado a mi, y no a alguien más que iba por detrás mío.

-Disculpe joven que lo moleste, pero me podría ayudar a cargar esta bolsa para subir las escaleras-, dijo un anciano que cargaba un costal lleno de verduras y otros alimentos.

Por mi mente cruzó por un instante al ver el costal y el bastón del viejo que me iba a retrasar varios minutos más, pero se borró inmediatamente cuando una idea arrolladora estrello en mi cabeza: El primer capítulo de "El Maestro y Margarita"; 1. No hable nunca con desconocidos. En el que dos amigos en un jardín en Moscú tienen la fortuna de cruzarse con un extranjero con el que tienen una discusión sobre si existió Jesús. El extranjero, presentándose como un adivino asegura que sí y que él mismo estuvo ahí cuando fue crucificado. Los moscovitas incrédulos y creyendo loco al adivino piden más pruebas... y para no echar a perder la novela de Mijail Bulgakov, ese encuentro es solo el principio de algo todavía más grande e inimaginable.

Le dije que sí al viejo, le tomé la bolsa, me la colgué y sin pedir permiso me puso su mano en la espalda con gesto inocente y amable. No me molesto en absoluto, pero me causó cierta conmoción tanta familiaridad, llegué a pensar que quizá era gay (ahora me da risa lo que causa cierto gesto humano). Se llamaba Manuel, tenía 82 años, me lo dijo mientras caminábamos hacia las escaleras. Hablaba sobre lo caro que estaban las cosas en la merced, luego habló sobre su esposa que no sé podía mover, que ya no tenían en la casa nada para comer y que para eso había ido a la merced. Un calor particular me tomó por sorpresa, quizá diría que me emocionó. Luego me preguntaba cosas como mi nombre, a dónde iba y si llevaba prisa a lo que respondí con la verdad, salvo a esta última pregunta a la que afirmé que iba con tiempo. Me ofrecí a ayudarle con las otras escaleras que dan a la superficie, su forma de caminar me pareció más rápida de lo que esperaba.

Por mi mente, las palabras que pronunciaba se mezclaba con una idea extraña, influida por el libro. Tenía la sensación de que aquel pequeño encuentro iba a ser trascendente de alguna forma y en más de una ocasión tenía la impresión de que era el único que veía a ese señor. O por qué me había hablado a mi por sobre todas las personas que bajaron del metro, aún cuándo ya estaba algunos pasos adelante. Las palabras de Bulgakov corrían por mi cabeza de una manera tal, en mi sugestión no llegué a dudar que en cualquier momento me confesaría que algo iba a pasar o que simplemente algo pasaría, algo que cambiaría mi vida para siempre. Subimos las segundas escaleras y aunque estaba dispuesto a acompañarlo hacia su camión con dirección a su casa, él se detuvo en el final de las escaleras y me dijo con una voz que hoy me parece misteriosa:

-Oye, Fernando, ¿no te molestas si te doy una ayuda para tu pasaje?

Respondí que no era necesario, que no se molestará. Y aunque yo lo hubiera llevado hasta el camión él se detuvo y entendí que no quería causar más molestia que al no haber más escalera él podía con el costal que no pesaba tanto y que se sentía avergonzado por no poder demostrar de otra manera que estaba agradecido. Le entregué el costal y el me agradeció con palabras. Nos despedimos y me aleje convencido de que ese pequeño acontecimiento no fue una mera casualidad. Pasos más adelante giré para ver a Manuel alejarse. Tengo esa costumbre de voltear a ver a gente conocida y desconocida alejarse. Sin embargo, los puestos ambulantes me impedían la vista. Tuve un impulso momentáneo de regresar y preguntarle sobre tantas cosas sobre las que creo y sobre las que dudo. Sobre la vida, sobre la muerte, sobre el destino y esas cosas que suelen atormentar a la gente que las piensa demasiado como si él me fuera a dar las respuestas que a veces atormentan a cualquiera. Sin embargo, mis pies avanzaron en la dirección contraria, y no dudaba mientras avanzaba hacia el camión que debía tomar que en cualquier momento mis pies corrieran a alcanzar al viejo aunque fuera solo para verlo subir al camión y asegurarme que no había sido una visión. Subí a mi camión, me senté y "encendido" regresé a mi lectura.

Una noche antes hablaba con un amigo, como lo he hecho con varios sobre el destino. Y con gran parte de ellos he tenido discusiones que no nos han llevado más que a declararnos inútiles para convencernos. Como pegarse contra la pared. Suele pasar cuando uno habla de esos temas que hasta podrían parecer infantiles y absurdos, que sin embargo, me encantan. Cuando lo conocí él aseguraba que podía decidir lo que el quisiera hacer y ser. -Y esa discusión la he tenido muchas veces- con varios amigos que se jactan de su positivismo y capacidad de decisión, de acción y de triunfo y critican lo fatal, amargado y "conformista" que puede ser, sólo me enoja lo último. No es que sea conformista, es que funciono a la inversa. Mientras ellos miran hacia adelante y hacia lo que van a conseguir. Por mi parte estoy intentando ver, mirando hacia atrás hacia dónde voy, porqué y para qué. Odio cuando alguien habla de dejar las cosas ir y no pensar más en ellas porque no te dejan crecer, yo funciono al revés. Lo que vivo no es sino resultado de lo que he vivido y para entender lo que estoy viviendo es necesario hacer un análisis exhaustivo, interminable y quizá improductivo (para darle gusto a mis detractores) de lo que he vivido. Analizar los momentos que parecen trascendentes, recordar palabras y frases de hace 10 años. Recordar momentos, sensaciones y juntarlas con lo que esta pasando ahora para así saber que viene (ojo: no hacia donde voy). Cabe aclarar que soy un coleccionista natural, guardo cosas que recuerden cosas, momentos, lugares, fechas. Y tengo una odiosa manía, según mi madre, por guardar todo. De niño las visitas al mercado no eran para mi sino viajes de recolección en aquel momento, eran de piedras. Ahora son de muchas otras cosas. Entre mis fantasías están saber después de este análisis cuál es mi meta irremediable en la vida, lo que debo hacer y para qué es, eso que haría que todas las cosas que he vivido tengan sentido.

Ya veo a más de uno, haciendo muecas de desaprobación: Sí, traigo ondeando la bandera de la fatalidad... y con el asta afilada para rasgar los estandartes del libre albedrío.

Los espíritus considerados libres se levantan enojados y es aquí cuando empiezan a pensar en que soy tonto, absurdo, religioso, bobo, infantil, etc... pero a decir verdad, me siento más libre que si pudiera afirmar el libre albedrío. Si mi vida esta marcada por un objetivo, una meta, algo que debo lograr, y que irremediablemente lo haré sin la opción de decidir si lo haré o no, sino con la seguridad de saber que para eso estoy aquí, entonces para que preocuparme más que por conocer a base de meras suposiciones, eso sí, hacia donde voy y para qué, que quizá sería lo único que debería ocuparme... y mientras dejo que el plan cósmico, divino, diabólico, o como sea me arrastre hacia dónde debo llegar.

Quizá he oído más a menudo de lo que mi ego hubiese querido oir que en mi vida se ven cosas grandes, muy a menudo me pasa que dejan caer sobre mi una gran confianza sincera sobre lo que seré, otras que me adivinan mi futuro, y no solo gente cercana, sino gente desconocida también... Quizá estoy embriagado de "El maestro y Margarita" y mañana despierte, lea esto y piense que escribo pura tontera, como a menudo me pasa... Seguramente tendré platicas con algún amigo sobre este post, quizá no toquemos el tema para evitar tener una discusión que sabemos que terminará en lo mismo...

pero...

¿Y Manuel? Y si ese acontecimiento tan fugaz, tan cotidiano, tan olvidable se quedo en mi cabeza fue por algo... he hecho más cosas altruistas en mi vida que no tengo tan presentes y quizá algunas que ya he olvidado, tampoco soy tan mala persona, como hoy que le cedí el asiento a una señora con una extraña enfermedad en la piel que la hacia parecer como un personaje semi-diabólico y que sin embargo, la pobre de diabólico no tenía nada... Insisto, no hay casualidades, ni azar... sin embargo, y poniéndome religioso: tengo fe en que al final todo tiene sentido.

"No hable nunca con desconocidos" si es que puede evitarlo, aquí una muestra de lo que le podría pasar, del capítulo primero del libro de "El Maestro y Margarita", y para ponerle fin a este post de 4 am, un pasaje que me emociona de sobremanera:

- Me parece que saca usted las cosas de quicio. Puedo contarle lo que haré esta tarde sin miedo a equivocarme. Bueno, claro, si al pasar por la Brónnaya, me cae un ladrillo en la cabeza.
-Pero un ladrillo, así, de repente -interrumpió el extranjero con autoridad- no le cae encima a nadie. Puedo asegurarle que precisamente usted no debe temer ese peligro. La suya será otra muerte.
-Quizá usted sepa cuál y no le importe decírmelo ¿verdad? -intervino Berlioz con una ironía muy natural, dejándose arrastrar por la conversación verdaderamente absurda.
-Desde luego, con mucho gusto -respondió el desconocido. Y miró a Berlioz de pies a cabeza, como si fuera a cortar un traje. Después empezó a decir entre dientes cosas muy extrañas. -uno, dos... Mercurio en la segunda casa... la luna se fue... seis, una desgracia... la tarde, siete...- y en voz alta, complaciéndose en la conversación anunció-: Le cortarán la cabeza.

9.8.09

Cosas que ODIO (25)

Ando de grinch últimamente, a veces me pasa... y llevo meses pensando en este post. Hoy me dijeron que era aburrido por dar el avión en msn a alguien que ya había borrado de mi lista de contactos y que me puso que si estaba muy ocupado para salir, sin acentos, sin Mayúsculas y sin comas, he aquí lo que me puso, copiado y pegado:

orale se nota
en vvd
eres seco y perdona que te lo dija pero aburridoo
jejeje
mejor la dejamos a ii va cuidate besos
para la prox que estes bien vale

Sí, lo sé, soy un mamón. Pero, ¿así como quieren que le tenga fe a la humanidad? Así que hoy aprovecho ese pretexto para escribir la lista de cosas que me hacen enojar y que provocan que a veces me de asco la humanidad... son tonterías lo sé, pero me hacen ponerme de un humor para dar miedo.

1. Que sustituyan las q y las c por k.
2. Que abusen de las x y las z.
3. Que cometan faltas de ortografía peor que en la primaria y en cosas tan básicas y que usan día con día.
4. Que me pregunten que rol soy.
5. Que dos personas se queden paradas lado a lado en las escaleras eléctricas e impidan el paso solo por ir platicando.
6. Que empiecen a tocar el claxon cuando no ha pasado un segundo desde que se puso el verde en el semáforo.
7. Los que se meten a una fila de autos.
8. La gente que no puede ponerle vibrador a su teléfono cuando va a ver una película al cine.
9. La gente que habla durante una película en el cine y comenta todo. O la que me pregunta que va a pasar cuando vemos una película en casa.
10. Que la gente llegué muy tarde y no se disculpe.
11. Que se estacionen en doble fila como si la calle les perteneciera.
12. Que tiren basura en la calle porque les estorba.
13. Que me digan que una película sin palomitas no se disfruta.
14. Que me digan "amigo" en vez de Fer o similar, sobretodo personas muy cercanas o amigos.
15. Los cadeneros.
16. Los finales abiertos que "dejen al espectador pensando" (Como si el espectador no pensará)
17. Los espectadores que no piensan.
18. Mariano Osorio y sus pensamientos vomitivos.
19. Que sientan lastima por mí por ser gay y "no poder tener hijos ni familia"
20. Que en algún momento me preguntaron si estaba tomando en serio lo de estudiar cine.
21. Que me dejen plantado.
22. Que usen emoticons de letras y todas su frases estén escritas con emoticons que se mueven y cambian.
23. El metroflog, donde nadie lee lo que escribes y se limitan a escribir aunque acabes de poner que te estas muriendo: "Chida tu pik, pasa por mi metro, bexxxos"
24. Que alguien se sienta un gran lector porque acabo los siete libros de Harry Potter.
25. La gente positiva que habla mucho, no escucha a nadie y nada de lo que dice lo lleva acabo (ejemplo: el galancete que se quería ligar a Denisse en aquel bar de zona rosa)

Esto es solo el principio, pero son cosas que me ponen de malas, me hacen volverme grinch y detestar a la humanidad por ratos...

Disculpen esta liberación de odio... si alguien esta de acuerdo en algo que levante la mano.

7.8.09

A mis lectores...

Queridos Lectores:

Los últimos días han estado intensos... Unos madrazos de "realidad" junto con una alegría y satisfacción altruista muy particular me han dejado atolondrado. Mi cabeza es un lodazal de ideas que no logran adquirir forma de algún sentimiento conocido, no es ni amor, ni enojo, ni tristeza es todo y al mismo tiempo otra cosa... Me ha ido de maravilla y me he obligado a jugar futbol y sin embargo todo el espacio me comprime, me hace chiquito y me incrusta sensaciones y emociones particulares que no logro dejar ir, ni demostrar... se atoran, se quedan en palabras, me deprimen, me emocionan... me hacen sentir afortunado y al mismo tiempo me avergüenza...

Luego voy en el metro y todo se detiene, me quedo pensando...
...una mala desición y esta noche me tocaría dormir parado.

Espero sobrevivir, contar esto, poder, más bien...
Estoy en shock, en suspenso, me inspira, me alegra y me aterra.
De pronto me quedo sin saber que pensar, solo sé que es de esas cosas memorables.

Yo.

23.7.09

Noticias desde el otro lado del mundo

Llegaron las fotos y con ellas una revista polaca en la que se hizó un reportaje sobre la obra Sklep z Zabawkami... ¡Y hasta salió en portada! Y cabe mencionar, para beneficio de mi ego que mi nombre figura en el reportaje. Que además explica de que se trata la obra por si alguien tenía curiosidad...

Aquí los escaneos, en versión polaco e inglés para lo que se les facilite más...






14.7.09

Aprendiendo de Fármacos

Para los que se enteraron y para los que no, aquí esta la versión oficial:

Sí, estuve enfermo, por más días de lo normal para una tos. Hubo una semana en la que no pude salir y el servicio y la tesis se quedo en pausa, aquí en imágenes, por lo pronto. Después con más tiempo haré una narración oficial.

*Post dedicado a mi Fermaceútico de confianza, que tras su ausencia del universo bloggeril no supe que hacer con tanta medicina. Todo sea porque su vida contemplativa vaya de maravilla.