17.10.11

Un año después: Anna Bolena

Ya había tenido otros atentados de regresar al blog, pero siempre por alguna circunstancia, a menudo falta de inspiración, abría la página, escribía dos frases y después todo ánimo desaparecía cuando una distracción menor interrumpía mi concentración en el monitor. Es eso o que el nuevo diseño para escribir entradas no me acababa de convencer.

Esta mañana me he decidido a escribir. ¿Será decisión o es que aun estoy emocionado de la ópera del pasado sábado?

He cambiado...
ahora soy todo un "ñor". Un Godínez que trabaja de 9 a 6. Escucho Ópera y tengo una vida marital muy alegre. Hasta cuido plantas y pongo cortinas. ¡Soy un monstruo! Como sea, estoy feliz...

A lo que iba, la ópera del sábado: Anna Bolena. Ha pasado un año, una temporada, desde que voy, bien guiado por Ángel, a las transmisiones en vivo desde el MET en el Auditorio Nacional. Este arranque de esta nueva temporada fue en particular especial. Quizá por la larga espera desde la última transmisión en Mayo hasta esta. 

Para los que no fueron, una probadita de Anna Netrebko, en el papel de Anna Bolena, en una interpretación sublime, brutal, descarnada. Para ustedes el último aria de Anna Bolena, antes de que sea decapitada



Voilá!


Personalmente me conquistó con la primer aria del segundo acto en la que la amante y próxima esposa de Enrique, le confiesa a Anna que ella ha sido la traidora y que siente una gran culpa al mismo tiempo que un gran amor por el rey. En cuánto al texto, me emociona profundamente que Anna primero la maldice y después la perdona y le implora a Dios por la pobre. La voz de Anna y su mirada, llena de odio al sentirse traicionada, oscila después entre el rencor, la misericordia y la venganza. Las emociones, tan complejas, vibran en su voz y explotan en sus ojos. ¡Qué mirada!


Hay dos ideas rondando en mi cabeza después de ver esta ópera. La primera:  En el aria en la que la corte le pide a Enrique que le otorgue el perdón a Anna dicen una frase que más o menos va así:

"Recuerda que el rey es en la tierra, el reflejo de Dios en el cielo"

Es obvio que hace referencia a la creencia en estos imperios de que el rey era elegido por Dios para gobernar y para ser el intermediario entre el pueblo y la divinidad y que este debe actuar bajo el deseo de Dios. Sin embargo, este texto me hace pensar en si el Rey es el reflejo de cómo es Dios, entonces Dios debe ser un ser manipulador que utiliza a los hombres, que cambia sus leyes a su beneficio y que su justicia obedece a caprichos personales. Y si esto es así, como muchas veces parece que es, ¡estamos jodidos! Da miedito.

La otra línea de la ópera que me emociona es la visión del perdón como La Venganza Más Cruel. Anna perdona a su traidora consejera, por cuya traición ella morirá. ¿Cómo alguien puede ser feliz después de cargar con la vida de una persona "tan bondadosa" que es capaz de perdonar a sus asesinos?

Al final, la felicidad de Enrique y su nueva reina esta cimentada en el sacrificio de Anna. Antes de que Anna sea decapitada, ella se ofrece como una martir. Es ella la que aprueba este matrimonio, porque ella es una reina, es la elegida por Dios y eso la convierte en una heroína malévola. Su aria de la locura, tan común en Donizetti (véase Lucia di Lamermoor), se vuelve esta vez en la locura que se mantiene tambaleante sobre la delgada frontera que divide la venganza, el perdón, el orgullo y el miedo. Con todas estas emociones, mientras se va acercando la hora fatídica, ¿cómo no volverse loco? La gran diferencia con las Annas (la Bolena y la Netrebko) es que no necesitan rodar por el escenario, ni caerse, sino por el contrario, mantenerse firmes, enteras, demostrar su orgullo y que es superior al capricho del rey y con el al capricho de Dios. Anna, la Netrebko, desgarra con su último aria, se descubre el cuello y se entrega a su verdugo mientras la cortina rojo-sangre cae cubriendo todo el escenario.

Solo de acordarme, comienzo a respirar más rápido y con estas ideas en la cabeza, es que he vuelto al blog. Y espero seguir más activo. Agradecimiento público a Ángel que me ayuda a ponerle palabras a mis ideas, desde hace un año. :)

No hay comentarios: